15 minutos. 70 saltos. Y un aprendizaje

Cada día intento nadar entre 10 y 20 minutos en la piscina de mi comunidad.

 

Ayer estuve nadando 15 minutos exactos

Y durante ese tiempo pasó una cosa que me molestó y gustó a partes iguales.

Una cosa que quizá te sirve si estás dudando en montártelo por tu cuenta o no.

 

Estuve nadando 15 minutos.

Sé que son 15 porque me pongo cronómetro.

15 minutos seguidos

Para un lado,

para otro

 

Largo por aquí,

largo por allá.

 

Y durante esos 15 minutos una niña de unos 8 años estuvo saltando al agua de cabeza todo el tiempo.

Saltaba, se salía, volvía a saltar.

En total saltó más de 70 veces

 

Lo sé porque cuando sacaba la cabeza para respirar de vez en cuando la oía decir

 

“24”

“37”

“51”

“68”

 

Porque un niño sabes que tiene que decir siempre y todo el tiempo lo que está haciendo para que sus padres, en este caso su madre, le oigan.

 

15 minutos

70 veces

Sin parar

Uno detrás de otro

 

La niña acababa de aprender a tirarse de cabeza

Y estaba tan contenta de practicarlo y así ir mejorando

 

Unas veces saltaba mejor

Otros veces saltaba peor

Pero ella seguía practicando

 

Desde niños sabemos que practicar nos hace mejores

Y lo enfocamos como un juego, es más, como un reto.

 

tanto personal como para buscar la aprobación de nuestros padres

 

A ver cuántas veces puedo saltar para hacerlo mejor y que mi mamá me dé una mejor nota en cada salto y esté orgullosa de mí.

 

Lo de buscar la aprobación me da igual

Lo de que practicar nos hace mejores no sé en qué momento lo olvidamos

 

Si una vez lanzaste un proyecto y fracasó.

Enhorabuena, estás más cerca de que esta vez vaya mejor

 

Tanto si ya lo has intentando antes como si es tu primera vez → mando un correo cada día para ayudarte.

Te apuntas aquí abajo.

Apúntate aquí: