Cuando crees que me ves, cruzo la pared

El mundo está lleno de oportunidades laborales

Basta ya de estar atado a tu puesto de trabajo actual:

 

– Que no te gusta tu puesto –> te buscas otro

– Que no te gusta el salario –> pide un ascenso, o te vas a otra empresa

– Que en tu ciudad no demandan tu puesto de trabajo –> te mudas a otro lado

 

Y si no encuentras un puesto que te guste, 

con un salario que te guste, 

en una ciudad que te guste 

–> te lo montas por tu cuenta.

 

No hay más

 

¿Que no es sencillo?

Nadie ha dicho que lo sea

 

¿Que hay que echarle narices?

Por supuesto, como a la vida misma

 

¿Que tienes que renunciar a cosas que ya tienes?

Puede ser, nada es gratis

 

Pero, en mi sincera y no solicitada opinión de hoy, creo que el tercio de tu vida que dedicas a trabajar también puedes disfrutarlo, es más, debes disfrutarlo.

 

Debes disfrutar con tus tareas, 

con tus compañeros 

e incluso con tus jefes. 

 

Y si no, 

te piras.

Y te lo montas por tu cuenta

 

Con tus horarios

Con tu ubicación

Con tu libertad

Con tu toma de decisiones

 

Cuesta, pero merece la pena

Te lo dice alguien que lleva 10 años sin depender de jefes, jefas o jefos.

 

Eso sí, tienes que tener en cuenta una cosa.

Es una cosa fundamental, porque va a hacer que ese cambio lo des con mayor o con menor seguridad. O incluso que no hagas ese cambio ahora, porque te des cuenta de que no es posible. Y se trata de analizar la oportunidad de negocio.

 

La oportunidad de negocios está compuesta por 4 conceptos que se responden por 4 preguntas.

No 3, ni 5, tampoco 10.

4 preguntas.

 

4 preguntas fundamentales para calibrar si te vas a pegar una hostia o si, por el contrario, lo que vas a hacer tiene sentido. 

 

Esas 4 preguntas están en la página 32 del curso, casi al final de la página. Son 4 preguntas que debes hacerte antes de dar cualquier otro paso. El curso se compra aquí

Para recibir consejos como este en tu correo te apuntas aquí debajo

Apúntate aquí: