Si no quieres café, toma 2 tazas. Aplicado a tu mayor problema.

La semana pasada he estado trabajando a fondo con Alberto

Alberto quiere poner en marcha un proyecto enfocado a realizar guías turísticas aplicando realidad aumentada.

 

Digo quiere porque todavía está en ello.

 

Alberto es desarrollador de apps móviles con lo que esa parte está cubierta

Yo le ayudo en la definición del negocio y la comercialización del mismo. 

 

Y hemos acordado que antes de continuar desarrollando la app → contacte con potenciales clientes a ver si la comprarían.

 

Uno de su grupo de clientes serían agentes turísticos que hacen visitas guiadas en ciudades. 

Ya tiene el listado de 80 empresas que se dedican a ello y ahora va a llamarles

 

Pero Alberto, igual te suena este problema, dice que le da miedo hacer llamadas y enfrentarse a esta tarea.

 

Por lo que hemos hecho el siguiente ejercicio que quizá puede servirte.

 

Durante 2 días enteros Alberto ha estado realizando llamadas a otras personas, no a sus potenciales clientes, en cada una de ellas tenía que tener una dificultad añadida en la llamada.

 

Ahora te digo cómo

 

De esta manera, el día que Alberto haga las llamadas eliminando esta dificultad, le será más sencillo enfrentarse a las llamadas. 

 

Algunas de estas dificultades eran: 

  • Tartamudear
  • No pronunciar bien la erre
  • Meterse algo en la boca

Según Alberto este ejercicio “me ha hecho darme cuenta de que si he sido capaz de hacer llamadas con este inconveniente, hacer llamadas “normales” me será mucho más sencillo”

 

A ver si es verdad.
Próximamente te contará qué tal le ha ido.

 

Hasta entonces → puedes practicarlo tú 

 

Cada día mando un correo para ayudarte a enfrentarte a estos y otros problemas que te pueden surgir.

 

Si te interesa, te apuntas aquí abajo.

Apúntate aquí: